Extracción de ADN

Extracción de ADN

  • Aula Genyca
  • 01/03/2018

1. INTRODUCCIÓN

Las características de un organismo están especificadas en su información genética, la cual se establece como una secuencia de ácidos nucleicos, donde la suma total de esta secuencia es lo que conforma su genoma.

Todos los avances acaecidos en los últimos años desde el comienzo del Proyecto Genoma Humano (1990), han supuesto un gran salto en nuestro conocimiento de la genética humana y han abierto la puerta a un sinfín de aplicaciones para mejorar la vida de las personas.

Uno de los procedimientos más básico en genómica y biología molecular, es la extracción y purificación de ácidos nucléicos. Por lo tanto, es necesario establecer métodos seguros y fiables para la separación de estos componentes celulares. Para lograr este objetivo, se utilizan diversos métodos de extracción dependiendo del tipo de tejido a emplear y del posterior uso de ese material genético.

 

2. MARCO TEÓRICO

Para realizar el aislamiento de ADN genómico, existen diferentes métodos y tecnologías. Sin embargo, en todos ellos podemos diferenciar varias etapas comunes en términos generales:

  1. Obtención y clasificación de la muestra
  2. Disrupción o alteración de la membrana celular
  3. Lisis de las membranas citoplasmáticas
  4. Desproteinización y separación de contaminantes e inhibidores
  5. Recuperación y aislamiento del ADN

 

El primer paso en cualquier protocolo de extracción es la clasificación del material inicial, ya sea de origen viral, bacteriano, vegetal o animal, ya que esto condicionará el tratamiento que deberemos emplear para la obtención del material genético.

Dicho material genético está alojado en el interior de la célula procariota o en el núcleo de la célula eucariota. Por ello, el protocolo de extracción seleccionado debe permitirnos lisar la célula de forma leve a fin de causar el menor daño al ADN.

En cuanto a los mecanismos de lisis celular, podemos distinguir dos tipos: aquellos basados en la acción mecánica, como el pulverizado del tejido con hielo seco o nitrógeno líquido, o los basados en la degradación enzimática de la pared celular (si está presente) y la lisis de las membranas celulares mediante detergentes. En GENYCA empleamos en todos nuestros protocolos un choque térmico para favorecer la alteración de las membranas citoplasmáticas, acompañado de un buffer de lisis para acabar de romper dichas membranas.

Seguido a esta lisis celular, la mayoría de métodos involucran una desproteinización con el fin de purificar el ADN de posibles contaminantes o inhibidores. Este proceso lo conseguimos mediante la adición de una proteasa (Proteinasa K).

Finalmente, el material genético es precipitado y concentrado en un buffer de elución, estando ya listo para ser amplificado (PCR) y utilizado en diferentes aplicaciones y diagnósticos.

 

3. TIPOS DE MUESTRAS

Existen una gran variedad de muestras a partir de las cuales podemos obtener material genético. Por tanto, esto nos permite poder realizar pruebas genéticas a partir de prácticamente todo tipo de muestras biológicas que contengan células.

En GENYCA empleamos para nuestros estudios genéticos principalmente muestras provenientes de mucosa bucal en torundas estériles. Es la muestra más utilizada en la mayor parte de los laboratorios de análisis y diagnóstico genético, debido a su fácil extracción y a la alta tasa de éxito en la obtención del ADN.

Es también muy frecuente la utilización de muestras de sangre para la realización de nuestros estudios genéticos. En ella, encontramos los glóbulos blancos o leucocitos a partir de los cuales podemos obtener ADN.

Además de las ya mencionadas, existen una infinidad de muestras de las que podemos obtener material genético humano, algunas de las más utilizadas son:

  • Folículo capilar o raíz del cabello.
  • Tejido muscular no degradado.
  • La cabeza de los espermatozoides obtenidos a partir de muestras de semen.
  • Muestras de hueso y dientes, importantes en pruebas forenses.
  • Cepillos de dientes.
  • Uñas, siempre y cuando tengan adheridas células de la piel.

 

4. TRAS LA EXTRACCIÓN

Una vez extraído y eluido el ADN es necesario conservarlo a 4º C si no se va a utilizar de inmediato.

Tras dicha extracción, ya tenemos el material genético a partir del cual poder realizar los estudios genéticos pertinentes. Generalmente, el paso posterior a la extracción es la amplificación genética o PCR mediante la reacción en cadena de la polimerasa, esta técnica nos permite ampliar la región concreta del genoma que nos interesa para cada estudio genético. Las técnicas de post-amplificación más utilizadas son: hibridación, secuenciación, restricción enzimática, electroforesis, etc. con todas sus variantes. Las iremos describiendo en siguientes artículos.

 

5. BIBLIOGRAFÍA

 

Jesús Viñas López – Genyca